Últimas
Noticias

Indicadores para la Construcción de paz territorial en el Norte del Cauca y Alto Patía.


Gobernanza territorial, inclusión social, dinamismo económico y sostenibilidad ambiental serán analizados para realizar seguimiento sobre el proceso de construcción de paz en el Norte del Cauca y Alto Patía.

La iniciativa Capacidades para la Incidencia tiene el propósito de apoyar la construcción de paz mediante el fortalecimiento de la participación incidente de las organizaciones de la sociedad civil en la región del Norte del Cauca y el Alto Patía, una de las regiones más afectadas por el conflicto armado interno en Colombia. Para ello, la identificación y análisis de los indicadores que reflejen esta realidad serán determinantes para establecer un diálogo cualificado entre la nación y el territorio.

En tal sentido, Rimisp, el Instituto de Estudios Interculturales de la Javeriana de Cali y la Fundación Avina, con el apoyo de la Unión Europea, avanzan en identificar aquellos indicadores que den cuenta de las condiciones del territorio en materia de gobernanza territorial, inclusión social, dinamismo económico y sostenibilidad ambiental, dimensiones que han sido identificadas como relevantes del desarrollo rural con enfoque territorial para la construcción de paz.


“Estos indicadores servirán de insumo para que la red de organizaciones del Norte del Cauca y Alto Patía tenga herramientas suficientes para medir el desarrollo rural en sus territorios. Con esta iniciativa analizaremos dos tipos de indicadores: Los oficiales, hacen referencia a fuentes gubernamentales; y los cotidianos que corresponden a una construcción desde el territorio” afirmó María Clara Pardo, Coordinadora de Capacidades para la Incidencia.


En lo que se refiere a
gobernanza territorial, esta iniciativa reconoce que el proceso de interacción y deliberación multinivel para la toma de decisiones entre agentes de la sociedad sobre temas que afectan el desarrollo de un territorio, son determinantes para la construcción de paz territorial. En este sentido, es clave una gobernanza local y regional colaborativa que apunte a una buena coordinación para los procesos políticos, institucionales y presupuestales, que comprenda las dinámicas propias del territorio y convoque a los distintos actores en un modelo de participación efectiva.


En lo que se refiere a
dinamismo económico, se analizarán los procesos que permiten alcanzar el crecimiento económico con inclusión social en el territorio. Esto se materializa a través de la prosperidad económica y el logro de estándares mínimos de bienestar material de las personas que habitan en él. De manera concreta, se analizará la estructura productiva y cómo interactúa con los mercados; la conectividad e interdependencias económicas; y la naturaleza de la inversión y el gasto
público.


En lo que se refiere a la
sostenibilidad ambiental, se analizarán las medidas que se han tomado en el territorio para garantizar la protección del medio ambiente en recursos naturales, biodiversidad y los servicios ecosistémicos. Situándonos desde los paradigmas del Crecimiento Verde, entendemos esta dimensión como la capacidad de mejorar el bienestar humano y la equidad social, reduciendo significativamente los riesgos ambientales y la escasez ecológica.


Finalmente, el desarrollo del territorio incluye una
inclusión social que en el marco de este proyecto se entiende de manera amplia desde el fortalecimiento de las libertades y las capacidades que permiten alcanzar las aspiraciones individuales de bienestar de las personas y busca el desarrollo con cohesión territorial, donde todas las personas tengan iguales oportunidades, alcancen mínimos básicos de bienestar y puedan llevar a cabo el ejercicio de sus derechos.


En términos generales, se busca analizar cómo en los territorios se desarrollan las potencialidades que existen y cómo se avanza en la reducción de brechas de bienestar de la población. Este análisis presentará sus resultados en las próximas semanas.